LA EMPATÍA EN LAS RELACIONES PERSONALES

La empatía es un concepto íntimamente relacionado con las habilidades sociales, la comunicación y el desarrollo de la inteligencia emocional. Por ello está considerada una competencia social.

Su definición sería: capacidad de una persona de vivenciar la manera en que siente otra y compartir sus sentimientos. Por lo que la empatía es la habilidad de reconocer y comprender las emociones ajenas.

La empatía nos aporta:

Capacidad para asumir el punto de vista de otra persona.
Mayor sensibilidad hacia los pensamientos de los demás.
Mayor capacidad de escucha activa.

Si bien es cierto que la empatía no significa estar de acuerdo en todo con otra persona, ya que se puede fomentar el uso de críticas constructivas, siempre respetando la postura de la otra persona.

Los efectos de la empatía son:

Transforma constructivamente a los interlocutores.
Estimula la autoexploración.
Favorece la autoconfrontación.
Intensifica el diálogo crítico.
Alivia la carga afectiva al exteriorizarla.
Favorece la aceptación de sí mismo.

¿Quieres trabajar tu empatía?
¿Quieres ayudar a tu hijo o a tu hija a ser empático?
¿Crees que una mayor empatía favorecería tus relaciones familiares?

Para nuestro interlocutor será muy importante que sepamos entender lo que le pasa, si siente que somos empáticos nos contará sus problemas, sus emociones positivas y negativas.

Pero la empatía, ese poder de observación, también nos será muy útil a nosotros mismos y a nosotras mismas. Nos permitirá captar los cambios bruscos de las personas que nos rodean, esas señales en sus gestos o en sus palabras que nos indicarán que se encuentra bajo los efectos de un sentimiento o una emoción importante.

Dificultades de la empatía:

Exige la capacidad de “meterse en el punto de vista de la otra persona”, poniendo entre paréntesis, temporalmente, las propias opiniones, creencias, gustos…
La empatía hace vulnerable al que la practica y susceptible de verse herido por la experiencia y vivencia del interlocutor.
No calibrar el grado de implicación emotiva, es decir, que entre en juego la simpatía y por ello, hacer propios los sentimientos de la otra persona pudiendo experimentar lo mismo que él o ella.

Y tu, ¿qué dificultades sientes para ser empático? Déjame tus comentarios.